La verdad sea dicha

...
Aquel tipo estaba siendo perseguido desde hace tiempo por los hombres del imperio.
Vestía ropas que ocultaban la mayor parte de su rostro y un gran sombrero cubría sus ojos. Hacía mucho que se escondía del mundo, pero esa mañana había aparecido en aquel banco, a plena luz del día y a media mañana, cuando más bullicio había en la ciudad. Sabía que había algo para él allí; con suerte nadie le reconocería a tiempo y antes de que se dieran cuenta ya habría volado.

Fue bastante paciente, pues tardaron un tiempo en atenderle, pero cuando le tajeron la caja que había pedido se hizo patente que estaba bastante nervioso. Recogió el sobre que se encontraba en el interior y tras una breve pausa salió del banco entre la muchedumbre.

Fuera, al otro lado de la plaza le esperaban un par de mujeres, estaban sentadas junto a una fuente cuando el hombre llegó. Les entregó el sobre y se miraron durante unos largos segundos sin apartar la cabeza. Acto seguido echaron a andar y se perdieron entre la multitud. No quedó ni rastro.

¿Que habría en el sobre? Leer la carta...


Definid al inocente...... Definid al que necesita ser salvado........ ahora que ya lo tenemos claro, os hago una pregunta, ¿Qué pasaría si a quien has jurado proteger y servir, se tornara rápidamente en tu enemigo?¿Qué pasaría, si siendo la lealtad un don tan preciado en estos días, uno se viera forzado a engañar, confabular y traicionar a aquellos que tantas veces le salvaron la vida? ¿No habría, por lo menos, que preguntarse que motivos llevaron a tal fiel escudero a elegir a su emperador por encima de aquellos con los que tantas aventuras ha compartido, junto a los que tanta sangre ha derramado?

He hecho lo que he hecho... porque debía de hacerlo... porque alguien tenia que hacerlo, espero no tengáis la tentación de suponer que la decisión fue fácil, que en mi cabeza las ideas estaban claras y mis lealtades definidas. Nunca lo estuvieron. Y también espero que sepáis, que de haber podido, me habría cambiado por Tina sin pensarlo ni un momento. Si, para salvar a tantos millones de personas, para evitar desatar el mayor desastre de nuestros tiempos, las circunstancias hubiesen requerido mi vida, la hubiese entregado sin vacilar. En ese caso mi mano no seria temblorosa al blandir un hacha en vuestra contra, ni mi voz temblorosa al engañaros. Ya que con total seguridad se, que jamás me dejaríais hacer dicho autosacrificio, intentaríais por todos los medios posibles evitar mi muerte arriesgándolo todo. Hipócrita, necio, cobarde y alimaña seria, si, siendo capaz de pedir la muerte de una pequeña para evitar tal desastre, no pudiese haber pagado con mi sangre tal sacrificio.

Pero, que habríais hecho vosotros de, pudiendo evitar la perdida de algún compañero, pudiendo no arriesgaros a invocar a la maldad sobre la tierra, únicamente tuvieseis que sacrificar a una niña pequeña, sabiendo además que con el mismo deseo que intenta sacar a aquel que ve de su interior hubieseis podido resucitarla, ¿no os merecería la pena intentarlo? Aun sabiendo que de no conseguirlo el único sacrificio fuese vuestra palabra, vuestro honor... y tal vez vuestra vida. ¿No hacíamos eso todos los días? ¿No arriesgamos nuestra vida a favor de los demás? Entonces ¿Por qué no arriesgar la mía a favor de la vuestra?¿Por qué no arriesgar la mía a favor del imperio?

Os envidio. Envidio vuestra bondad, vuestra manera de pensar, y...y maldita sea, vuestra despreocupada forma de salvar el mundo, irónicamente lucho por la libertad, por el honor, y soy esclavo de ese mismo sentimiento, encerrado en mi conciencia, en mi moral, mis decisiones son guiadas por barómetros grises, que muchas veces me llevan a pensar que tal vez este equivocado, ¿no se supone a la justicia como una mujer bondadosa? ¿No debería ser la madre por la que todos nos debiéramos sentir protegidos? ¿Por qué ha de cobrarse la vida de un inocente para salvar cientos de ellos? Cierto, pero ved a esta justicia, ved a esta madre tierna, cálida, bondadosa que todo por sus hijos da, imagináosla realmente, imaginaos a la madre mas tierna del mundo, como arrulla a su pequeño bebe en los brazos, como lo quiere, lo cuida, lo amamanta, saca vida de ella en pos del pequeño, y ahora decid, decidlo en voz alta, si tan siquiera sois capaces de pensarlo, cuando un villano llame a su puerta, esta madre, esta justicia, lo único que podrá hacer es..... morir.

(Carta escrita por Odrik, mientras sus compañeros arriesgaban la vida por salvar al único entre ellos que apoyo al imperio, ha dejado instrucciones en el pueblo, para que un emisario la envíe a su banco, que sea guardada en una caja fuerte, y que de regresar los aventureros, o alguno de ellos, sin Odrik, les sea entregada )

Posted on 12:06 a. m. by Maska and filed under | 25 Comments »

La Búsqueda de Lobo Blanco

...
Ya caía la tarde cuando Carsten entró en aquel frio edificio de piedra.

- ¿Hay alguien? - dijo al entrar

Unos ruidos sonaron en una habitación contigua a la primera estancia, saliendo de detrás de unas pesadas cortinas granates apareció un joven vestido con un uniforme que le queda algo grande.

- Hola señor Carsten...
- Hola hijo, vengo a por ese paquete que me dijiste que había llegado.
- Así es señor, llegó hace apenas una hora, espere que lo busque... Aquí tiene.
- Muchas gracias chaval, si llega cualquier otra cosa ya sabes donde estoy.
- Descuide señor.
- Adiós chaval, toma, aquí tienes algo para tí - dijo mientras lanzaba un par de monedas sobre el mostrador.

Salió por la puerta y mientras guardaba el paquete porfió. El frío ya había caido sobre la ciudad. Comenzó el camino hacia su casa a buen paso, ya que apenas traía ropa de abrigo.

Ya en su casa, Carsten desenvolvió el paquete y descubrió un par de pergaminos enrollados sobre un cilindro de madera tóscamente pulido. Con curiosidad los desenrolló y cuando apenas había ojeado unas lineas porfió nuevamente... eran de Taiga, sin duda eran importantes porque necesitaba información sobre la misión, pero no aguantaba a ese pequeño ser molestón. Al menos esperaba que escribiendo no fuera tan... Taiga.
No tuvo suerte.

Leer la correspondencia...


Travia
6ª luna creciente del ciclo Berrath
Año Imperial 1009

Querido Carsten:

Hace ya 4 días que partimos de Villahonda para venir a buscar a Zorro Lobo Blanco y seguro que ya estás echándonos mucho de menos a todos. El camino no ha estado mal. No ha habido muchos problemas, si no fuera por que Zoltan se nos comió todo el queso de untar y para almorzar Mordisquitos ahora solo tiene pan a secas.

Llevamos tan solo un día en Travia y ya hay unas cuantas buenas noticias y una mala. Empiezo por las buenas:
Aquí hacen muy ricos los pastelitos de setas, se ve que es una zona con buenos hongos, y Keiv ya me ha dicho que cuando salgamos de la ciudad me enseñará a recoger unas cuantas de las bien buenas si las vamos encontrando por el camino de vuelta. También hemos encontrado a Lobo Blando, la verdad no nos ha costado mucho por que estaba en el medio de la plaza principal, y además acto seguido nos hemos ido a hablar directamente con el alcalde de por aquí. El hombre era muy gordo, (creo que a éste también le gustan los pastelitos de setas) y muy educado, tiene pinta de ser un buen tipo.

¡Ah! ¡Sí! Casi me olvido, la mala noticia es que el Lobo Blando que encontramos era una estatua, por que en realidad lleva muerto bastantes años por lo que nos ha dicho el alcalde. Y además hay un impostor que se hace pasar por él y que le robó la armadura, y que está a las afueras de esta zona, con un montón de proscritos leprosos que atacan a la gente, así que el alcalde nos ha pedido que vayamos a poner un poquito de orden. Yo les he dicho a estos que me da un poco de asquete tener que pegarme con alguien a quien se le caen los trocitos antes de que le acierte, pero Hakunin dice que hay que tratar a todos por igual. Haré el esfuerzo de pegarles igual de fuerte (eso sí, desde un poquito más lejos).

Bueno, de momento no hay mucho más que contar. Estamos comprando alguna cosilla y en un rato salimos a buscar al falso Lobo Tranco, ¡Ya te contaré a la vuelta!
Un saludo grandote de la grandísima aventurera:

Taiga Teris Tarcastilla Torotei Terequinintis



- o o o o o o o o o o o o -



Travia
3ª luna decreciente del ciclo Insburg
Año Imperial 1009
¡Hola otra vez!

Siento haber tardado algo más en escribir de nuevo, pero han ocurrido muchas cosas, así que intentaré resumirlo un poco rápido por que andamos con prisa, ¡Nos vamos al Norte!
A ver, que te explico así rápido: Resulta que fuimos a ver al impostor en plan bien, sin ninguna gana de pegarnos. En serio, en absoluto. Bueno, un poquito de ganas si que teníamos… ¡Pero no íbamos a pegar a nadie hasta ver por lo menos que hacía! Y resultó que según nos acercábamos, un me-se-caen-las-carnes nos atacó directamente así que tuvimos que defendernos hasta llegar al jefe a través de su guarida, en la que por cierto, ¡había montones de enfermos! Y no sabes qué: ¡Resultó que era un trasgo! ¡Y sabía hablar sin faltas de ortografía! (¿Se pueden cometer faltas de ortografía al hablar…?) El caso que el tipejo nos soltó que ellos solo se defendían de las gentes del pueblo, y que él era el heredero de Topo Blanco por derecho propio. Si que aceptó a escucharnos, pero el bobotonto ni patrás con que les habíamos atacado nosotros primero (¡Mentira nos dispararon sin avisar siquiera!) y que habíamos matado a amigos suyos, así que a menos que les ayudásemos no nos diría nada. ¡Hay que ser tonto para empecinarse en eso cuando se va a acabar el mundo!

Pues que nos tocó ir a buscar un agua milagrosa-cura-enfermedades protegida por un gigantón, ¿te lo puedes creer?

Y el gigantón, resultó que era también tontorrón. Keiv, Odrik y yo se la colamos y nos hicimos pasar por amigos suyos entrando en su gruta. Fíjate que sería tonto que se pensaba que Odrik no era enano, jajaja… Así vimos donde estaba el agua mágica. Fue así como Braun por la noche la sacó con sigilo, y según estábamos apuntito del todo de salir por patas en silencio, el grandote se despertó y todos nos fuimos por la pata abajo. Logramos montarnos a toda velocidad en los caballos con el agua, y mientras el grandote nos perseguía, dimos ventaja a Braun para que se ocultara por el bosque, que el pobrecito cegato no llegó a coger su caballo. Desde que se cargó el espejo no ha dado pie con bola.

Pues fue así como el Nitchi este, el trasgo que se cree paladín, nos ha dicho que por aquí cogieron a todos los enfermos de la ciudad para llevárselos a una leprosería de muy lejos, cuando en realidad iban a matarles a todos por el camino y a enterrarlos para que no dijeran ni pío, y él intervino para salvarles, así que se refugiaron en las cuevas a las que fuimos y tan solo asaltan a la gente para conseguir algo de dinero para sobrevivir. Resulta que el Tronco Blanco de antes, el muerto, sí que le había tenido como aprendiz de veras de veras. Y así es como ha resultado que como está muertito, hay que ir a buscar a un tal Nikola Stravelin a tomar por culo por arriba tras las montañas de no se qué y pasando el pasaje de no se cuál hasta llegar al Palacio de Cristal para que nos diga qué podemos hacer, por que el Nicolaus este, resultó que era el que había inventado como cerrar el portal la otra vez que surgió y el Loto Manco era el que había liderado la batalla.
Pues en eso estamos, me despido ya que estamos a ver si compramos un carro para el camino.

Da saludos a todos y esperadnos, que seguro que no tardamos mucho tiempo ¡Y hasta pronto!
Un abrazo no tan fuerte como podría darte que sino seguro que te hago daño:


Taiga Teris Tarcastilla Torotei Terequinintis

Posted on 2:52 p. m. by Maska and filed under | 14 Comments »

Purificación


Sentaos junto al fuego muchachos, la historia que a continuación os voy a contar sucedió hace mucho, muchísimo tiempo, y hace tanto tiempo y he recibido tantos golpes que lo que queda de dicha historia apenas es un pálido reflejo de todo lo que vivimos. Aunque el tiempo sólo nos deja con los mejores recuerdos, nunca podré olvidar lo mal que lo pasamos en aquellos momentos…



Acurrucarse junto al fuego y escuchar la historia...


Bueno… ¿Por dónde iba? Ah! Sí… En aquel momento debíamos abandonar Villahonda, teníamos una misión por realizar, debíamos arreglar el desastre causado por la maldita gnoma –juro que si no la tuviera en tan alta estima, mataría con mis propias manos a ese molesto ser chillón y sabelotodo, nunca hagáis caso de sus mentiras, es un pequeño ser travieso— así que nos reunimos para abordar el tema. Había gente de la orden de Greyskull, gente de la Orden Sagrada y un puñado de mercenarios lo suficientemente valientes o lo suficientemente mentecatos como para enfrentarse a lo desconocido ya fuera por salvar al mundo de seres diabólicos o por un puñado de monedas. La verdad es que necesitábamos gente, no importaba cuales fueran sus ideales, y es triste admitir que no fuimos demasiados.

Recuerdo que el que dirigió a los hombres fue aquel llamado Carsten, ¿recordáis quién? ¡Sí hombre, os he hablado de él en otras ocasiones! Bueno, lo mismo da, el caso es que nos dividieron en grupos de cinco o seis personas y cada uno de estos grupos debía escoltar a un clérigo. Dicho clérigo cargaría un barril repleto de agua sagrada balaustral, que era necesaria para verter sobre el portal y de esta manera cerrarlo. Hasta ahí todo parecía sencillo.

Más tarde, a medida que nos aproximábamos al lugar donde se rompió el espejo, empezó a surgir como de la nada una espesa niebla, yo no podía verla, pero os aseguro que era tan densa que podía sentirla, el ambiente se hizo más y más pegajos. Con las manos podía notar como cortaba el aire, y al respirar, solo quedaba un áspero sabor en nuestras gargantas, el de la sangre. Puede que tuviera el gaznate seco, pero no fui el único con esa sensación, así que esa niebla no era una niebla normal, era puro miedo, terror flotante.

Servatosky: Como sigas así vas a asustar a los críos.

Braun: No lo conseguiré si me sigues interrumpiendo.

A ver… eh… el caso estábamos tan asustados ante lo desconocido que no podíamos regresar aunque nuestras piernas nos lo pidieran con fervor. La cosa empeoró, la niebla según dicen cambió de color, se tornó de un oscuro rojo sangre, y del suelo empezaron a brotar charcos, del mismo color que la niebla. Incluso el suelo cambió, se volvió blando, como la carne. Asqueroso, y bastante terrorífico. El tema es que pronto dejamos de ver al resto de grupos; nos habíamos quedado separados de los demás. Estábamos aislados y nos preguntábamos si acaso no nos habríamos extraviado también. Entre gritos conseguíamos seguir avanzando, aunque casi no podíamos ver a seis pies de distancia, razón por la cual, el caballero Odrik y yo nos separamos del resto sin pretenderlo.

Tranquilos, tranquilos… tras muchos gritos y algún que otro momento de pánico conseguimos reunirnos de nuevo y llegamos por fin a la mansión de Fin Del Camino.
Seguía manteniendo su forma original, solo que ahora había cambiado un poco; las paredes eran como de hueso y carne, y sobre ella, se podía adivinar una negra niebla con una forma similar a la de un enorme gigante.

Nos apresuramos y vertimos el contenido del gran barril sobre la pared más cercana del caserón, y de repente, salidas de la nada, aparecieron multitud de figuras de aspecto cadavérico que nos rodearon. Estos seres eran difíciles de vencer, pues pocas cosas detienen su empeño a esas bestias, asíque niños, si alguna vez os encontráis frente a tales seres la mejor manera de contarlo es…

Hakunin: Ser un excelente paladín como yo. Muahaha!!

Braun: Bueno, sí. Yo iba a decir que correr es la mejor alternativa, pero echar mano de un paladín competente que ahuyente a esos espectros es una buena opción. Lástima que no hubiera nadie así en aquella ocasión…

Hakunin: Ey!...

El caso es que antes de que pudiéramos reaccionar las criaturas empezaron a mutar transformándose en bestias de pesadilla de las más variadas formas, produciendo llantos, aullidos y gritos de dolor que hacían que todo tu cuerpo se estremeciera.

El caso es que siguiendo la lógica decidimos salir de allí lo más rápido que nuestras piernas pudieron llevarnos. Pero en plena huída algunos lo tuvieron más difícil que otros. Frente a nosotros concretamente, apareció un engendro cuya forma principal se asemejaba a la de un pollo, pero con varios pares de tentáculos que salían de todas partes, lo cual le hacía un ser totalmente indescriptible. Era algo a lo que no podíamos hacer frente, y menos aún en aquellas condiciones, pues la niebla seguía igual de espesa y no nos permitía ver más allá de nuestras narices. No recuerdo quienes estuvimos más cerca de aquel ser, solo pude ver a mi viejo amigo Keiv, que su cuerpo repose sobre su trono de hielo, y también recuerdo los gritos y voces de Odrik, mas el combate era desigual. Aquel ser procedente del inframundo no parecía aquejar ninguno de nuestros golpes, y sus múltiples tentáculos nos estaban dejando hechos polvo.

Zoltan: Sí, nos resistíamos tanto como las protiputas del lupanar de Berrueces. ¿Verdad Braun? Ja, ja, ja…

Braun: Eh… eh… esto… no es el momento, querido Zoltan, no es el momento… (Por lo bajini) pero si… ji, ji, ji… que recuerdos…

Ains…Gracias a los dioses en medio de aquella locura aparecieron a través de la niebla, y guiados sin duda por la providencia, un grupo de enanos de la orden de Greyskull que nos salvaron el pellejo, pero sin duda y a judgar por su aspecto, ellos también se habían encontrado con extrañas bestias, pues sinceramente, estaban casi igual de hechos polvo que nosotros.
Seguimos caminando y más pronto que tarde dimos con más gente procedente de Fin Del Camino, un poco más animados y al ver que la niebla ya no era tan densa, avanzamos, o mejor dicho, nos retiramos con paso firme. Y ahí fue cuando de nuevo nos llevamos un buen susto.
Nunca, pequeños, nunca os debéis relajar en el campo de batalla, por muy seguros que creáis estar, nunca sale nada bueno de bajar la guardia. Y así fue aquella vez, delante de nosotros, y saliendo una vez más de la nada, una enorme cabeza se originó bajo nuestros pies. La gran mandíbula trataba de engullirnos a todos y aunque Keiv, que su helado cuerpo reine en las montañas, saltó muy alto escapando de la boca de la sanguinaria bestia, Istar no tuvo tanta suerte y quedó atrapado. Tratamos de arrancarle de las fauces del monstruo, y al final lo único que pudimos rescatar fue su torso. Fue horrible. Pero el sacrificio de recuperar su cuerpo no fue para nada una tontería, y estoy seguro de que cualquiera de nosotros haría lo mismo por cualquiera de nuestros camaradas. Aunque nunca debéis correr riesgos innecesarios, hay que ser un caballero en la batalla.

Una vez más Keiv, que nos estará viendo desde su trono helado, hizo muestra de valía y llevó sobre su hombro los restos de Istar.

Corrimos lo más que pudimos por abandonar con vida aquel infierno, y justo cuando la niebla roja se tornó de nuevo normal, nos dimos de bruces con Carsten, el cual llevaba bajo sus brazos a un mercenario malherido. En cuanto vimos su rostro… ¿Qué has dicho? Ah! Sí, muy bueno, Ja ………..Ja ………… Ja.
Como soy ciego… en fin. Permíteme que continúe. Bueno, nada más APARECER Carsten supimos que no traía buenas noticias, al parecer, todos nuestros esfuerzos habían sido en vano, pues el agua sagrada balaustral no había surtido ningún efecto.

Asíque, derrotados física y mentalmente volvimos a Villahonda para recuperarnos y para tramar un nuevo plan con el fin de evitar el Advenimiento de Aquel-Que-Camina.

... ... ...

Muchacho: ¡¿Qué?! ¡¿Eso es todo?!

Braun: Pues sí, hasta mañana es todo.

Muchacho: Vaya una historia, ¿Qué pretendes que aprendamos de ella? ¿Cómo ser derrotados?

Odrik: Bueno niños, en esta vida de donde más vais a aprender es de los errores. Y esta historia puede serviros más de lo que pensáis. A demás, al final, después de todo… ¿se ha terminado el mundo?

Muchachos: Pues… no.

Servasky: ¡Entonces! Tan mal no lo haríamos, ¿no? Bueno renacuajos, todos a dormir, que mañana vamos a seguir con la marcha.

Arkush: Zoltan, apaga el fuego anda.

Zoltan: ¡Pero si acabo de mear! Podías haberlo dicho antes…

Posted on 8:04 p. m. by Maska and filed under | 11 Comments »

Buenamuerte


¡Buenas noches! Gracias Elroyd y los chicos del Grupo. Bienvenidos una vez más a “Buenamuerte”, desde la capital imperial, Leriam. Hoy en nuestro programa tendremos la oportunidad de entrevistar al líder de la resistencia en Villahonda y amigo de los aventureros que abrieron un portal condenado a la humanidad ¡Un fuerte aplauso para Carsten!

Aplausos


Seguir leyendo entrevista...


Hola, Carsten, ¿cómo estás?

Bien, muchas gracias

Creo que el público y todo el Imperio se está preguntando cómo sucedió ¿Cómo seis personas pudieron realizar semejante desastre? ¿Cómo pudieron crear el Portal del Fin del Camino? Es un poco raro ¿no?

Bueno, creo que no soy la persona más indicada para responder al cómo sucedio. Sugiero a todos los que estén interesados que lean un fantástico libro titulado “White Ferret Tales”. Allí podrán conocer lo que aconteció de puño y letra de una de los personajes involucrados.

De acuerdo. Se ha discutido mucho la política que llevaste a la hora de afrontar el problema. Es decir, ¿cree usted que verter 1000 litros de agua bendita balaustral podrá frenar la creación del portal?

Si, bueno… en realidad hace 30 años sucedió algo similar. Me refiero a la batalla del Portal de Argot. En ella se realizó la misma operación, 1000 litros de agua bendita balaustral aplicada directamente sobre la puerta dimensional y Aquel que Camina tuvo que posponer su venida.

Carsten estuvo allí cuando solo era un monaguillo, como quien dice, ¿no es así, Carsten?

¡Jajaja! Si, aunque no era un monaguillo exactamente. Ya había obtenido el Sacramento de las Armas. De hecho lo recibí al cumplir los 15, una semana antes de la batalla.

Antes mencionó agua sagrada balaustral ¿Qué significa balaustral? ¿En qué se diferencia del agua sagrada normal?

Hay una notable diferencia. El agua sagrada se puede crear mediante una purificación espiritual aplicada a un odre de agua dulce normal y corriente. El proceso no dura más de 1 minuto y cualquier clérigo puede hacerlo. El agua sagrada balaustral requiere una purificación de más de un día. Además, sólo los clérigos más poderosos pueden realizar el ritual.

Lo que nos lleva al grupo aventureros que abrió el portal

Exactamente. Tras destruir el espejo y huir de allí llegaron ante mí y me contaron lo sucedido. Debido a que el espejo pertenecía a la orden de los 66, la justicia de Villahonda mandó ahorcar a su líder y expulsó de la ciudad al resto de sectarios. La Orden Sagrada se convirtió entonces en la religión mayoritaria de Villahonda, de modo que debido al índole del problema tomó la responsabilidad de dirigir la defensa de la ciudad, contando con el apoyo del resto de religiones, así como las fuerzas de defensa formada principalmente por guardias y mercenarios, estos últimos muy abundantes.

Como miembro de más rango dentro de la Orden se podría decir que la defensa de Villahonda recayó en ti ¿no?

En absoluto. Mi misión era supervisar la labor de todos los que nos encontrábamos dentro y fuera de la muralla. La defensa recayó en todos: hombres, mujeres y niños. Cada uno aportaba lo que podía.

Por supuesto. Volviendo al tema del agua…

Sí, claro… eh… Para poder destruir el portal necesitábamos una cantidad de agua sagrada balaustral que el templo de Villahonda no tenía. El templo más cercano que podría ayudarnos era el del valle de Vientogrís, situado a 45 millas, es decir, a unos tres días en carro. Sin embargo la ruta pasaba por el territorio de Cazam, el poderoso orco que controla la ciudad-baluarte contra la que tantas batallas ha librado nuestra ciudad. Además la geografía impedía tomar otra ruta alternativa sin emplear un mínimo de un día en dar un rodeo. Contando ida y vuelta el agua llegaría con dos días de retraso. No nos podíamos permitir ni una hora, como para perder 48. Necesitábamos enviar un grupo de emisarios para forjar un pacto que nos permitiera cruzar por su territorio con el agua sin recibir ningún ataque. Al fin y al cabo, lo que sucediera en Fin del Camino también les afectaría a ellos.

Los espectadores deben saber que Cazam no era un ser de muy buena reputación. De hecho ¿No tuvo algún tipo de conflicto directamente relacionado con la Orden Sagrada de Villahonda?

Si, así es. Un par de meses antes de que me trasladaran para tomar el control del templo hubo una confrontación entre la ciudad y el Baluarte. Por lo visto mi consejero militar Viszla fue allí como emisario negociador con el fin de evitar más derramamiento de sangre. Lo que aconteció allí sólo él y Cazam lo saben. Lo único que sabemos es que fue dentro del Baluarte donde Viszla perdió el ojo. De alguna manera Cazam se la jugó. En los diez años de amistad que me unen a él, ni una sola palabra de lo que aconteció allí dentro a salido de sus labios.

Es de esperar que se mostrara reticente a esta nueva negociación…

Muchas personas se mostraron reticentes. Sin embargo no veía otra salida más rápida. Necesitábamos cruzar su territorio desplazando el mínimo número de tropas de la ciudad. Todo esto lo acordamos en una reunión en la que participaron los dirigentes de todas las religiones establecidas en la ciudad, así como el grupo de aventureros que habían abierto el portal. Ellos mismos se ofrecieron voluntarios para realizar esa misión diplomática. Aunque uno de ellos, Zoltan, un fuerte enano de las lejanas tierras de Glimiam, no quisiera negociar con los orcos en un principio, fue convencido más tarde por el resto del grupo. Además contaban con la presencia de un semiorco druida llamado Kiev, que sin duda sería un punto a favor a la hora de negociar con los pielesverdes. Servatosky, Braun y Taiga completarían el grupo. No podría ir Hakunin ya que tenía que arreglar ciertos asuntos en la ciudad con un clérigo que necesitaba su ayuda.
A la mañana siguiente los cinco partieron rumbo al Baluarte.

Encargaste una misión así a las personas que había abierto el portal. No los conocías de nada más. Además a algunos de ellos se les había visto entrar unas noches antes en el templo de la secta de los 66 con el fin de encontrar sexo a cambio de dinero.

Aún no sé como pude encargar una misión tan importante a unos aventureros que apenas conocía. Tal vez fue eso, necesitaba pensar, más que nunca, que todavía había gente en la que se podía confiar. Además, se notaba el arrepentimiento en sus rostros. De alguna manera sabía que querían arreglarlo todo y que estarían dispuestos a lo que fuera con tal de frenar la llegada de Aquel que Camina.

Bueno, Carsten, muchas gracias por estar aquí esta noche.

Gracias a ti por invitarme, Buenamuerte.

Mucha suerte en la defensa de Villahonda y hasta la próxima

Aplausos

Gracias. Adiós, adiós. Gracias

Aplausos

Ustedes no se muevan de aquí, porque después de la publicidad continuaremos con el testimonio de alguien que vivió de cerca las hazañas de estos cuatro héroes: Gormor Strogg.

Aplausos


Aplausos

¡Saludos de nuevo! Aquí sentado junto a mí tenemos a Gormor Strogg, uno de los habitantes del Baluarte orco. ¡Buenas noches!

Aplausos

Buenas noches

Usted estuvo en el baluarte el día en el que los cinco aventureros entraron por la puerta de la enorme empalizada, ¿verdad?

No. Yo estar en el bosque. Yo vigilar con otros por si aparecer algo que saquear. Yo ver enano, gnoma, semiorco y humanos dos. Yo querer matar pero ellos decir nosotros llevar Cazam para parlar acuerdo. Jefe nuestro decir nosotros llevar baluarte. No entender. Yo llevar hasta Baluarte sin pisar trampas. Muchos muertos trampas tener dentro.

De modo que les llevaste hasta Cazam. Consiguieron entrar dentro del Baluarte. ¿Cómo fue la negociación? ¿Cómo reaccionó Cazam cuando entraron por la puerta?

No. Ellos entrar por puerta cuando Cazam quiso. Ellos esperar fuera con yo. Cuando entrar, Cazam querer saber que querer. Ellos contar cuento de Portal y Cazam escuchar. Luego ellos pedir paso a Cazam y Cazam sonreir. Cazam pedir a cambio recuperar Makelele. ¡Enfadar nosotros!

El Makelele, según tengo entendido es el arma de Cazam. Una especie de varita con un pomo en forma de calavera. ¿Verdad?

Así ser

Por lo visto lo perdió hace años al caérsele por un pozo. ¿Qué tiene de malo que encargara a los cuatro aventureros la recuperación del Makelele? ¿Por qué os enfadásteis?

Makelele ser arma de Cazam. Cazam orco. Sólo orcos auténticos poder bajar por él. Nadie volver.

¿Todos los que han bajado han muerto?

Si.

¿Y por qué queréis ir a por él? Mejor dejar que los extraños bajen, ¿no?

No. Sólo orcos auténticos.

¿Qué es un orco auténtico?

Orcos que han conseguido 35 orejas humanas

¿35? ¿Por qué 35?

¡SI!

Eh… vale. ¿Qué sucedió cuando Cazam les pidió que recuperaran su Makelele?

10 orcos auténticos protestar y pedir luchar contra extraños. Ellos no querer extraños tener honor tan grande.

¿Qué sucedió?

Todos morir

Ah… ¿y luego?

Pueblo llamar a Guntar. Guntar el invencible. Guntar ser auténtico orco auténtico. Guntar conseguir muchas orejas. Guntar medir como un ogro. Guntar tener un gran hacha grande.

¿Qué sucedió entonces?

Guntar morir

Ah… ¿y luego?

Pueblo llamar a Storgarr. Storgarr el imparable. Storgarr ser jefe protector de Cazam. Storgarr matar con hacha. Storgarr matar con espada. Storgarr matar con clava. Storgarr matar con piedra. Storgarr matar con puños.

¿Qué sucedió entonces?

Cazam no dejar luchar. Cazam permitir extraños buscar Makelele. Ellos poner muchas pegas. Ellos asustados. Jojojo!

Puede que estuvieran asustados, no sé. Pero dieron muerte a 10 orcos auténticos y a Guntar. Mucho miedo no creo que tuvieran...

Mi no entender

Da igual… El pozo del que me hablas está situado en el centro del Baluarte, ¿no es así?

Si

¿Y cómo bajaron?

Nosotros bajar ellos con cuerdas. Cazam mandar retirar cuerdas y decir nosotros vigilar por si extraños volvían. Cazam sentarse cerca y esperar.

¿Sábes qué sucedió dentro del pozo?

No

¿Cúanto tiempo tardaron en salir de nuevo?

Eh… hum… un rato.

Ahá… ¿Qué sucedió cuando quisieron subir? Según has dicho retirasteis las cuerdas.

Ellos gritar. Ellos pedir cuerdas. Nosotros tirar cubo con cuerda. Cazam pedir Makelele. Ellos pedir cuerdas. Cazam pedir Makelele. Al final ellos dar Makelele. Nosotros reír. Pensar Cazam dejar ellos en pozo. Pero Cazam mandar sacar. Nosotros preguntar por qué. Cazam mirar nosotros. Nosotros subir ellos.

De modo que así salieron. Sin duda Cazam tiene otra fama…

Jajaja! Yo recordar. Humano ciego salir convertido en piedra. Jajaja!

Humano ciego… ¿Te refieres a Braun el batidor? ¿Sabes por qué lo tuvisteis que sacar del pozo convertido en piedra?

No

Vaya… ¿Qué pasó después de que los sacarais? ¿Supongo que los ánimos estarían un poco tensos en el Baluarte?

Si. Nosotros querer matar extraños. Cazam dar ellos medallón orco de cerámica y dejar marchar. Luego Cazam reunir tribu y ordenar no matar nadie con medallón. Nosotros obedecer.

Entonces, cuando más tarde… un momento. Me dicen que… Sí, tenemos una llamada de... el señor Bulggs...

...err, Hola, señor Bulggs.

¿Hola? ¿Hola?

Hola

¿Hola? No oigo nada… ¿Qué pasa aquí?

Hola

Hola

Parece que ya tenemos conexión. ¿Buenas noches, señor Bulggs? Según me informan usted sabe lo que sucedió dentro del Pozo, ¿no es así?

Así es, Buenamuerte. Me encontraba yo dando un paseo por el interior del laberinto de túneles a los que va a dar el pozo...

Perdone que le interrumpa ¿Usted estaba en el pozo?

Claro, ¿dónde voy a estar si no? Yo vivo allí.

¿Vive allí? Un momento ¿Usted quien es exactamente?

Yo soy Bulggs el basilisco.

¿Usted es un basilisco?

¿Va usted a repetir todo lo que diga? Quiero decir, los de la centralita me han informado de que no podía alargar mucho mi discurso y usted no para de repetir cada una de mis frases. Si seguimos así esto va a durar el doble. No se si me entiende…

Claro, claro… Es que se me hace un poco raro hablar con un basilisco por teléfono, ¿no? ¿No es un poco raro, Elroyd?

Elroyd: ¡Jajaja! Si lo és…

Y a mí se me hacen raro ver tus camisas, ni que este programa fuera normal…

¡Jajaja! Bueno… continuando con la entrevista, señor Bulggs, ¿qué sucedió en los laberintos del interior del pozo?

Tal y como decía antes me encontraba dando un paseo por el interior de los túneles del pozo para no tener que aguantar mi mujer, Wirgss. ¡Joder, jamás podré ver nada tan agobiante! Bulggs, haz esto… Bulggs, mata… Bulggs, petrifica… ¡Qué pesadilla! Bueno, a lo que iba… Según caminaba pensando cómo podría salir de ese pozo para no tener que volver a verla nunca más empecé a oír unos ruidos. “Más orcos...” pensé y me acerqué para verlos de cerca. Era un grupo formado por un enano con cresta y armado con un hacha, un semiorco con una cimitarra, un humano con un espadón, una gnoma con un hurón y un humano con un arco. Este último, que llevaba una venda tapándole los ojos se giró y puso la oreja apuntándome, como si pudiera ver por ella en la oscuridad. Así que me escondí y los fui siguiendo sigilosamente.

¿Por qué no los atacaste? Habían entrado en tu territorio. Según tengo entendido los basiliscos sois muy territoriales

Según tenía entendido yo los presentadores te dejan hablar y no te interrumpen…
No los ataqué porque nunca ataco de primeras. Cuando entra un orco siempre lo sigo y hago ruidos para que se asuste. Además, como está todo lleno de túneles no puede determinar mi posición y se vuelve paranoico, mirando a todos lados, girando como una peonza. ¡Je..! Así es más vulnerable. Lucha peor. No piensa tanto.
Eso mismo hice con ellos, hice ruiditos, siseos, ya sabes… para crear ambiente. Y poco a poco vi como se encaminaban hacia la nuestra madriguera. Con el ruido que hacía el humano del espadón y su armadura de mallas sabía que Wirgss les esperaría. Posiblemente subida en el techo para realizar un ataque por sorpresa. A la muy bruja le encanta lanzarse desde arriba y caer sobre su presa.

¿No corriste para evitar que localizaran tu guarida? ¿No te preocupaba que la descubrieran?

Claro que no. Además estaba seguro de que Wirgss los mataría a todos. Como pude comprobar en menos de 12 segundos me equivoqué. Desde una esquina en los túneles pude ver como entraban en nuestra guarida. Oí como Wirgss caía sobre uno de ellos. Como atacaba. También escuche como la gnoma conjuraba algo que iluminó el pasillo a través de la puerta. Escuché golpes de todo tipo, luego un grito y el craqueteante sonido de la carne convirtiéndose en piedra. Finalmente un sonoro golpe precedió a un silencioso jadeo.
Luego salieron de allí con la estatua del ciego en una posición un poco grosera, ya sabes… esa en la que levantas el dedo meñique y el índice de la mano… La gnoma portaba en la mano el objeto preferido de Wirgss. Ese maldito bastoncillo con la calavera. Antes lo habéis llamado Makelele… pues esa cosa.
Cuando entré y vi a mi mujer despedazada en el suelo el corazón me dio un vuelco ¡Me había tocado la lotería! Tuve comida para unos días (con lo gorda que estaba…) y no tuve que soportarla nunca más. Desde ese día estoy en mi madriguera tranquilamente tumbado, sin agobios. Lo malo es que ahora sólo como los animaluchos que se cuelan en el pozo. Ya no bajan más orcos. ¡Jaja! Excepto uno que cayó hace unos días. Antes de morir miró hacia arriba, a la entrada del pozo, gritando algo así como: “¡Esto no ha tenido gracia!” ¡Jajaja!

Bueno, señor Bulggs, muchas gracias por su participación y muy buenas noches

De nada

Aplausos

Gormor, ¿Sabías que debajo de vuestra aldea había un basilisco?

No

¿Y como te sientes ahora que lo sabes?

Yo querer miccionar.

Ah… vale, bueno… Pues esto a sido todo con Gormor Strogg. Un fuerte aplauso para él. Gracias por venir

Aplausos.

Adiós

Aplausos

Y ahora con todos ustedes el bardo con el na** más desviado del Imperio:
¡Toeeee!

Aplausos

[ Mua, Mua! ]

Hola a todos y buenas noches.

¿Qué nos traes hoy, Toe?

La verdad es que no mucho. Hoy vengo con muchos silencios para rellenar. Decir muchas tonterías y poner poco contenido, poca chicha. Vamos, en plan “Se Lo Que Matasteis…”

Pues mejor, porque no vamos muy bien de tiempo debido a la llamada sorpresa del señor basilisco. Tu sección hoy se verá reducida a un par de minutos.

Pues allá vamos ¡Cabecera! . . .


Lo siento, va a ser que quien quiera ver el video que había preparado va a tener que descargargárselo por su cuenta, pero no se preocupen, hemos preparado una plataforma desde la cual podrán hacerlo en un periquete y visionarlo tranquílamente en sus casas y partirse el ojete.

Entren en: www.BraunelciegoNOliberóaaquelquecamina@fuelaputagnoma.com

Y dime, Toe… ¿Esto es todo lo que me traes? O mejor dicho, ¿todo lo que no me traes?

Sí… va a ser que sí.

Pues casi mejor porque tenemos que dar paso a nuestro siguiente invitado. Hasta luego, Toe.

Bueno, buenas noches

Aplausos

Pues ahora tenemos aquí a un experto demonológico y mano derecha de Carsten ¡Un fuerte aplauso para Istal!

Aplausos

Buenas noches

Buenas noches, Buenamuerte

Como has podido ver hemos estado reconstruyendo los hechos que acontecieron hace unos días ¿Usted estaba en Villahonda cuando los negociadores regresaron?

Si, me encontraba en la biblioteca de la Orden cuando me informaron de que habían llegado. Rápidamente fui a recibirlos. Me explicaron todo lo sucedido y me pidieron ayuda: Braun, totalmente convertido en piedra, estaba atado con cuerdas a su caballo. Yo no podía restablecerlo, pero Carsten sí. Sin embargo estaba reunido con un grupo de mercenarios a los que pretendía contratar. Me explicaron su aventura y me dieron el medallón. Sin duda hicieron un buen trabajo. Gracias a ellos será mañana cuando realicemos la incursión al portal, y no dentro de tres días.
Cuando me entregaron el medallón me encargué de que recibieran asistencia médica y de que Carsten se enterara del estado del ciego y fui a preparar el viaje a por el agua bendita.

¿Cómo fue el viaje? Cuéntanos tu experiencia.

En seis días ya habíamos traído el agua sin sufrir ningún ataque por parte de los orcos. Ahí se resume todo.
Al llegar comprobé que el número de tropas en la ciudad había aumentado. Un regimiento de enanos de la Orden de Greyskull se había unido a la causa y la presencia mercenaria se había incrementado. En dos días podríamos atacar.

Eso es genial. De modo que mañana es el gran día ¿Cómo se siente?

Estoy nervioso, no lo voy a negar. Mañana al alba saldremos en dirección al Portal del Fin del Camino. Sin embargo no tengo miedo. Muchas personas irán a luchar por dinero, otras lo harán movidos por motivaciones más elevadas. Pero te digo una cosa, Buenamuerte, mañana todos lo daremos todo para salvarlo Todo.

Espero por el bien de todos que tengan mucho éxito. Desde aquí estaremos pendientes de ese gran acontecimiento. Mucha suerte a todos.

Gracias

Una cosa más antes de terminar ¿Es verdad que pretendía retirarse en unas semanas del cargo que ostenta?

Si, tenía intención de retirarme a las montañas y tener una vida sencilla, ayudando aquel que viera necesitado. Había pensado también en montar una escuela para enseñar a los niños de la zona.

Una obra muy noble… Espero que le vaya muy bien.

Muchas gracias, Buenamuerte.

Aplausos


Y bueno… hasta aquí nuestro programa de hoy. Espero que lo hayan disfrutado. Pero recuerden, si estos valientes fracasan ya no volveremos a emitir Buenamuerte. ¡Un saludo y hasta la próxima!

Posted on 6:57 p. m. by Maska and filed under | 11 Comments »